Ayer he tenido una minibatalla así, a primerita hora de la mañana. Os la cuento hoy porque así dejé posar la mala leche.

Llegamos mi hija y yo a realizar un análisis de sangre, cosa que ya de por si es una idea que me desagrada y aunque no suelo recurrir a los médicos ni a las medicinas, en esta ocasión, acudimos a la cita.

Daniela preparada, yo preparada, buena actitud ambas. Teníamos superado el miedo: ella a una enfermera terrible que  teníamos y yo a médicos poco empáticos con la crianza respetuosa, natural y con apego. Cambiamos a este centro y realmente con la nueva pediatra y su enfermera el trato y la atención han hecho que ambas perdiésemos un poquito de rechazo a lo sanitario. Así que, confiada yo, esperaba encontrar profesionales atentos e implicados en ofrecer al paciente un trago un poco menos amargo, máxime siendo un peque.

Pues la primera en la frente. Tras esperar nuestro turno, imitando al delicioso croasán que nos íbamos a comer cuando terminase nuestro ayuno (el mío solidario), el enfermero que nos da el paso me dice:

– TIENE QUE ENTRAR SOLITA.

Lo miro sorprendida, incrédula, y con una sonrisa le digo:

– QUIERO ACOMPAÑARLA.

– NO, SON LAS NORMAS. TIENE QUE ENTRAR SOLA

– YA PERO NO. NO VA A ENTRAR SOLA

– ENTONCES VÁYASE A OTRO SITIO

– POR SUPUESTO QUE LO HARÉ. DÉME SU NOMBRE Y APELLIDO.

Vamos por partes:

Lo más inmediato: e irrelevante, aunque mencionable, el trato, la atención, la forma de explicarse (no explicarse en este caso). Posiblemnete otra forma de dirigirse a mí hubiera podido dirigir la situación hacia otro lado.

Lo más importante: LA INDIGNACIÓN. la falta de sentido común, de sensibilidad, de empatía, de facilitación, de respeto. El pretender que una enana de dos años tenga que irse con un desconocido a que le hagan daño, en qué cabeza cabe? toda otra explicación me parece del todo sobrante, ya que la perspectiva que el adulto comprende no tiene nada que ver con la interpretación que pueda hacerse el propio niño.

Me dirijo a recepción y solicito hablar con el gerente, que obviamente no está. Me quedo a esperar mientras les solicito cubrir una hoja de reclamación oficial. Se ve que comienza a funcionar cierta maquinaria porque a los 10 minutos llega una persona, el jefe de enfermeros, cuya cara denota disposición de defensa.  Claro que la mía denota no sólo la seguridad y fuerza que me caracterízan (quienes me conocéis así lo decís), si no una posición de ataque frontal.

Le doy la mano, le digo mi nombre, y a continuación le comento que estoy segura de que esto tiene muy fácil solución y que confío plenamente en que él la hará posible.  Dejé para un segundo disparo argumentativo el apelar al sentido común, a los derechos del niño, a los derechos de la madre y a la empatía. Y empecé mencionando algo crucial que, durante aquellos minutos mi querida socia NELLY REY, que por un causal se encontraba allí conmigo, buscó muy eficientemente: LA LEY.

Pillado sí, todo su argumento por el suelo cuando le digo:

 

– NO sé si sabe usted que existe una normativa legal que reconoce el derecho del niño a ser acompañado en todo tipo de prueba médica, existe a nivel autonómico a través del DOGA y también a nivel estatal y europeo.

Tuvimos una consecuente conversación, alegué mi capacidad de comprensión de todos sus motivos (principalmente que es lo mejor para los niños y los padres) pero la incapacidad de la ñina para la misma tarea. Alegué a su propio miedo y a cómo se sentiría mejor, si sólo o acompañado. Alegué a su  propio interés y comodidad en el ejercicio profesional por encima de las necesidades del niño (esto también fue bastante eficiente). Alegué su incumplimiento de la ley. Le planteé adoptar cómo medida que se informe y proponga a las familias elegir entre acompañar o no, bajo su teoría  de que es lo mejor para el niño ¿? 🙁  pese a que no lo comparto).

Terminó sonriéndome mucho y contándome anécdotas personales. Y lo más importante: terminó comprometiéndose a:

  1. permitirme el acompañamiento (le insistí que no sólo ese día, si no cualquier día, y a cualquier persona)
  2. Replantear esa medida en junta
  3.  solicitar al enfermero que comunique de una manera más cordial y explicativa las opciones.

Finalmente subimos a realizar la extracción, nos atendieron amable y eficientemente dos enfermeros, me senté y mi hija en mi colito, colaboramos los tres y para la niña fue mucho menos trauma de lo que sin dua hubiera sido entrar sola, pues solamente eso ya la hubiera alterado.

Corresponde  a cada madre y padre velar por el derecho de su hijo  a tener una figura de seguridad y apoyo durante cualquier proceso que le cause dolor o miedo. Es cada madre y cada padre quien debe decidir en cada situación si desea acompañar a su hijo o no, sus causas y sus consecuecias.  Creo que esta incidencia va a suponer un reenfoque en este sitio (como vuelva a ocurrir se va a montar gorda) pero insisto en que si eres madre o padre y deseas que tu hijo pueda apretarte la manita o llorar contigo, debes exigir ese derecho en total libertad, y que además la ley en esta ocasión respalda tu exigencia.

La primera ayuda que os podamos ofrecer es LO MÁS DESTACADO DE LAS  NORMATIVAS. No tienen desperdicio,  podemos cogerlo por donde queramos, pero quizá os ahorre trabajo ir a menciones como estas:

 

  • LEY 3/2011, de 30 de junio, de apoyo a la familia y a la convivencia de Galicia. 

Título II ; De la infancia y la adolescencia ; Capítulo I ; Disposiciones generales  

Artículo 38. Principios rectores.

a) La primacía del interés de la o el menor sobre cualquier otro interés que inspirase las actuaciones públicas o privadas de quien se encargue de su protección por legítimo que este fuera.

Para la determinación de ese interés se atenderá en primer término a las necesidades y derechos de los niños, niñas y adolescentes, se tendrán en cuenta sus opiniones y deseos manifestados con juicio suficiente y se considerará su individualidad en el marco familiar y social.

Artículo 39. Principio de corresponsabilidad y deber de colaboración.

1. Los padres, madres, tutores o tutoras de las personas menores de edad, en primer término, y, simultánea o subsidiariamente, todos los poderes públicos, administraciones, entidades y ciudadanía en general han de contribuir, de forma coordinada, al mejor cumplimiento de los principios rectores en materia de infancia y adolescencia

 

  •  Ley 8/2008, de 10 de julio, de salud de Galicia

 Artículo 7 Derechos relacionados con el acompañamiento del o la paciente

 1.Serán derechos relacionados con el acompañamiento del o la paciente los siguientes:

 

1. Derecho a ser acompañado o acompañada, al menos, por una persona que mantenga vínculos familiares o de hecho con el o la paciente o una persona de su confianza.
3. Derecho de las personas menores a estar acompañadas por sus padres, tutores o guardadores.
2. Los derechos anteriormente citados se limitarán, e incluso se exceptuarán, en los casos en que esas presencias sean desaconsejadas o incompatibles con la prestación sanitaria conforme a criterios clínicos. En todo caso, esas circunstancias serán explicadas a los afectados y afectadas de manera comprensible.

 

Os centros garanten que os menores podan estar acompañados polos seus pais, titores ou gardadores, agás que iso prexudique seriamente o tratamento do paciente.

 

  • Carta Europea de los Niños Hospitalizados 

A estar acompañado de sus padres o de la persona que los sustituya el mayor tiempo posible durante su permanencia en el hospital, sin obstaculizar la aplicación de los tratamientos necesarios para el niño.A no recibir tratamientos médicos inútiles y a no soportar sufrimientos físicos y morales que puedan evitarse.

 

  • No perdáis palabra de este post de bebesymas.com (blog por cierto que recomiendo).

Incluye resultados de el único estudio hecho al respecto:  http://www.bebesymas.com/salud-infantil/deberian-estar-los-padres-presentes-cuando-hacen-pruebas-a-sus-hijos
y también un debate a colación de la misma casuística, en la Asociación Española de Pediatría! http://www.aeped.es/foros/dudas-sobre-lactancia-materna-padres/derechos-los-ninos 

 

Mismo patrón! si es que somos much@s! por favor defended vuestros derechos y los de vuestros hijos!!